Martes, 11 Junio 2019 16:04

Crítica Cinematográfica: 'Que el fin del mundo te pille bailando'

Tras el paso de nuestro corto innie 'Que el fin del mundo te pille bailando' por Rumanía este mes de Junio, nos llega esta hermosa crítica cinematográfica hecha por los programadores del Festival, que nos hace sentir muy orgullosos del trabajo realizado por toda la comunidad innie. ¡Estas palabras son para vosotros/as, gozadlas! <3

Texto íntegro de la critica cinematográfica (al principio) en inglés y traducido (al final) al castellano:

"The story of 'May The End Of The World Catch You Dancing' succeeds in expressing a multitude of emotions and ideas in such a brief period of time that it’s almost a shame it wasn’t made into a feature-length film. A short but impactful story which manages to keep the viewer’s interest from the start until the very end.

Masking the harrowing backstories of refugees with the wonderful pastimes they found – or continued – in their newly adopted world, the movie manages to show why having empathy for our fellow men, women, and children who are fleeing war-zones is so important. This idea might be overlooked by a more conservative audience, who may see it simply as another piece of left-wing propaganda. However, it is fairly obvious that this short film tries to go beyond ideology and portray the beauty and humanity in all of us.

Even if the plot is solely focused on the audio-visual aspects with no actual dialogue, the characters are able to communicate in a much more efficient manner: music and dancing. These are two of the most beloved activities in the world and they seem to achieve their goal better than if the protagonists were using words. Even at the end, they don’t say anything to each other, they just share thankful smile. It is also quite clear that they weren’t doing it to attract anyone’s attention, it was more a way of making the world more beautiful for ten fateful minutes.

Still 3 QTPBThe viewer is shown glimpses of how the musician and the dancer’s lives had been before the tragedy of war completely transformed them. Both the music and the dance evoke powerful memories that are interspersed with present-day sequences. The musician is reminded of his childhood days when he was learning to play the violin. The woman remembers her dancing lessons and the fact that she has to keep her chin up, in both a literal and metaphorical sense.

The violinist’s knowing smile throughout the film says a lot about him and his relationship with the dancing woman. It says “I see the beauty of your art and I appreciate it. You are using it to make my art more beautiful and I thank you for it.” It might also be saying “I acknowledge you. I can see we have both gone through horrific experiences. Yet, here we are, the both of us, safe and sound, on the other side. And even if we went through the experiences alone, we are doing this together. And look at all these people admiring the beauty of our improvised act, like a testament to what can be achieved if we work together and not against one another.

This short movie could really be a fan favorite at countless film festivals because it has all the elements it needs for success: brevity, rhythm and a lot of (com)passion. An enjoyment to watch through and through, we are sure this is not the last time we’ll hear of director Josemari Martínez.

Traducción al Castellano:

"La historia de 'Que el fin del mundo te pille bailando' logra expresar una multitud de emociones e ideas en un período de tiempo tan breve que es casi una pena que no se haya convertido en un largometraje. Una historia corta pero impactante que logra mantener el interés del espectador desde el principio hasta el final.
 
Enmascarando las atroces historias escondidas de los refugiados con las maravillosas ocupaciones que encontraron, o continuaron, en su nuevo mundo adoptado, la película logra mostrar por qué es tan importante tener empatía por nuestros semejantes, mujeres y niños que huyen de las zonas de guerra. Esta idea podría ser pasada por alto por una audiencia más conservadora, que puede verla simplemente como otra pieza de propaganda de izquierdas. Sin embargo, es bastante obvio que este cortometraje intenta ir más allá de la ideología y retratar la belleza y la humanidad en todos nosotros.
 
Incluso cuando la trama se centra únicamente en los aspectos audiovisuales, sin un diálogo real, los personajes llegan a comunicarse de una manera mucho más eficiente: la música y el baile. Estas son dos de las actividades más queridas en el mundo y parecen lograr su objetivo mejor que si los protagonistas estuvieran usando palabras. Llegado el final, no se dicen nada, solo comparten una sonrisa agradecida. Queda bastante claro que no lo estaban haciendo para atraer la atención de nadie, era más una forma de hacer que el mundo fuera más hermoso durante diez sentidos minutos.

STill 2 QTPB 
Al espectador se le muestran pequeñas partes de cómo habían sido las vidas del músico y de la bailarina antes de que la tragedia de la guerra los transformara por completo. Tanto la música como el baile evocan poderosos recuerdos que se entremezclan con las secuencias actuales. El músico recuerda los días de su infancia cuando estaba aprendiendo a tocar el violín. La mujer recuerda sus lecciones de baile y el hecho de que tiene que mantener la barbilla levantada, tanto en sentido literal como metafórico.
 
La sonrisa de complicidad del violinista a lo largo de la película dice mucho sobre él y su relación con la bailarina. Te está diciendo: “Veo la belleza de tu arte y lo aprecio. Lo estás usando para hacer mi arte más hermoso y te lo agradezco". También podría estar diciendo: "Te reconozco. Puedo ver que ambos hemos pasado por experiencias horribles. Sin embargo, aquí estamos, los dos, sanos y salvos, en el otro lado. E incluso si pasamos por las experiencias solos, estamos haciendo esto juntos. Y mira a todas estas personas que admiran la belleza de nuestro acto improvisado, como un testimonio de lo que se puede lograr si trabajamos juntos y no unos contra otros”.
 
Este cortometraje realmente podría ser un favorito de los fanáticos en innumerables festivales de cine porque tiene todos los elementos que necesita para el éxito: brevedad, ritmo y mucha (com) pasión. Es un placer observarlos, estamos seguros de que no es la última vez que oiremos hablar del director Josemari Martínez."

Fuente: https://www.fiffest.net/world

Visto 291 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Junio 2019 17:35
power_settings_new